sábado, 24 de enero de 2015

Camino a España

Me acerqué a este hombre polaco con bigote preguntando si me puede ayudar. le conté mis planes de sibir toda la Republica Checa, Eslovaquia, Hungría y Eslovenia para pasar por Italia y a Francia. El camionero me dijo rotundamente:

- Llevo 6 años vieviendo en Italia y sé como son italianos. No te dejarán a entrar ni de coña, tienes muchas más posibilidades entrar a Alemania que a Italia. Si quieres te acercaré a una gasolinera para que encuentres alguién que te lleve a Alemania.

No me quedó otra que subirme a ese Iveco rojo y grande.  Pasada uno hora o dos, me baje en una gasolinera de esas que hay a lado de las autopistas, en algún punto de Chequia. De repenta veo una pareja de polacos saliendo de un Opel Kadett blanco, empiezo hablar con ellos y al escuchar mi historia se lamentan de que tienen el coche a tope de cosas personales, equipamiento de cocina etc. porque se están mudando desde Silesia (Polonia) a Alemania. Me invitaron a tomar un cafe, me dieron su nueva direccón y el número de teléfono y nos despedimos entre abrazos. Vagabundeando por el parking de la gasolinera, cansado, nervioso, abatido me parece ver otro coche con matrícula polaca. Empiezo hablar con los chicos (y sin saber idiomas!) - resulta que ni son polacos, ni la matrícula era polaca. Eran alemanes que volvían de una boda en Polonia vía Chequia. Nos metimos en el coche, delante el chico con su - imagino - novia, y detrás a la derecha una chica alemana de dimensiones más que grandes, grandes, yo en medio y a la izquierda una olla enorme de las que hace 30 años se usaban para cocinar la ropa de cama.


Ibamos entre la lluvia, como dice el poeta "Por la calle del olvido donde nunca brilla el día, 
condenados a una noche tan oscura como fría" unas 8 horas hasta que paramos en el puesto fronterizo con Alemania.
. Llega el guardia aleman y nos pide los pasaportes, comprobando las identidades: aleman, aleman, aleman, polaco. Mira mi pasaporte, mira el sello "ZURÜCKGEWIESEN" y con mi pasaporte en la mano se va a la caseta. Y yo pensando que la prohibición de entrada se refiere a todo el territorio de la Unión Europea empezé a sentir miedo. Os lo juro! Núnca en la vida tuve tanto miedo como aquella noche. Más que miedo era el pánico. Tuve ganas de salir del coche y correr sin parar. Cosa que era imposible teniendo en cuenta que a mi izquierda estaba la enorme olla y a mi derecha más que enorme alemana. Pasados unos minutos regresa el policía aleman, nos devuelve los pasaportes y nos desea buen viaje!  Yuppi! No me lo pude creer! Me despido delos amables chicos en una gasolinera ni sé donde intentando encontrar otro coche que me lleve dirección España.  Por la mañana me invita a subir a su camión remolque una mujer camionera. En principio todo era bien, lo malo es que era un camion de reparto y paramos en un sinfin de sitios, parando en unos cuantos pueblos y polígonos industriales. Bueno. El siguiente conductor que me llevo era un crack. Un tipo joven, alto, barbudo y con rastas. Conduciendo con el pie izquierdo - vestido de enormes botas Timberland - encima del salpicadero y fumando marijuana. Me regalo un atlas de Europa sacado de una mochila sucia y me dijo que me tengo mover en direccón Mulhouse en Francia.  Nos despedimos en una gasolinera cerca de frontera con Francia. Allí veo unos cuantos camiones polacos aparcados detras del restaurante en el area de descanso. Hablando con mis paisanos, ninguno quiso a llevarme a Francia, bueno - que os den cabrones.... Un hombre mayor, trabajador de la gasolinera con señas me explicó de que va a preguntar a los clientes y si alguíen quiere llevarme me avisa.  Pasadas unas horas veo una ímagen bastante curiosa:  entra un viejo autobus urbano color naranja a echar gasoil, la puerta delantera y trasera esta soldada, solo existio la puerta del media la cual se abre y salen:  un tío con rastas, un tío calvo, un tío  digamos "normal", una mujer y un calvo con rastas. Les pregunto si me pueden llevar a Lyon, me responden que sí, que no hay problema....

Continuará...

Bueno han pasado muchos los años que estoy fuera de España, así por favor, disculpad mis faltas de ortografía y de gramática. Es increible como se olvida - me estoy haciendo pureta ;)


No hay comentarios:

Publicar un comentario